Estadísticas de Google Analytics

    generado por GADWP 

    Material registrado:

    Safe Creative #1709190281730

Una inscripción del templo de Sobek en Kom Ombo

Contenidos:

Ptolomeo XII

El trono de Isis

Kom Ombo

Uraeus y Ankh 3

Ptolomeo XII

Vamos directos al grano con esta inscripción perteneciente al templo de Kom Omboi. Me topé con ella en una foto de la revista Historia, número 161, página 27, foto que ilustra un artículo escrito por la egiptóloga Elisa Castel que lleva por título Cocodrilos en Egipto: temidos y venerados. La imagen, que para evitar suspicacias reproduzco aquí en un dibujo propio que copia fielmente al de la revista, contiene, según dice la leyenda de la publicación mencionada, al dios Sobekii ante un cartucho con el nombre del faraón Ptolomeo XIIiii. Sobek le está haciendo al faraón la entrega simbólica del «ankh», la cruz ansada egipcia que simboliza la vida. En la parte central superior de la fotografía, justo encima del ankh que porta Sobek, hay otra leyenda jeroglífica sin citar ni referir. Ninguna de las dos está traducida. ¡A por ellas!

Infografía sobre la inscripción del templo de Sobek en Kom Ombo
Infografía sobre la inscripción del templo de Sobek en Kom Ombo: jeroglíficos, transcripción y traducción

Los faraones tenían habitualmente varios nombres: el de Horus, el prenomen, el nomen, el nombre de las dos señoras, el de las dos tierras… Pero al aparecer encapsulado en un cartucho, las opciones se reducen al prenomen y al nomen. Si fuera el prenomen debería estar precedido por la caña y la abeja (netsu-bity, gobernante de las Dos Tierras), y si fuera el nomen, por la anade con el sol (s’-Re, hijo de Ra). Pero he buscado imágenes más amplias de la zona y no veo que haya esculpido nada parecido que ofrezca una pista al respecto. Como no tengo ni idea, ni he estado en Kom Ombo, acudo a la wikipedia, que me informa de que Ptolomeo XII es el nomen de este faraón, o sea su denominación como hijo de Ra y heredero suyo en la Tierra. La wikipedia también nos da la transcripción y la traducción. El trabajo duro está hecho. El cartucho dice:

Ptolomeo, el sempiterno, amado de Isis y Ptah.

El nomen es el nombre de nacimiento del faraón, que puede ser común con el de otros miembros de la dinastía y que es el que suelen usar como referencia los egiptólogos. Me limito entonces a confirmar que entiendo y estoy de acuerdo con la transcripción y con la traducción, y que la sé reproducir con exactitud, y lo pongo así en el dibujo adjunto. Salvo ligeros matices, me parece bien.

Antes de dejar a Ptolomeo XII tracemos un rápido esbozo sobre él, diciendo que cosechó fama de pésimo gobernante en su tiempo pues por lo visto era hombre perezoso y dado a las fiestas que prefería tocar la flauta a los quebraderos de cabeza de la administración. Por eso permitió que creciera a su alrededor una corte corrupta y títere de los ya entonces expansivos intereses romanos. Su hija y heredera fue Cleopatra VIIiv, la famosísisma Cleopatra que ha pasado a la historia oficial como la última faraona de Egipto y a la historia popular como una mujer fatal de agitadísima vida sentimental.

El trono de Isis

Como curiosidad diré que, dado el desgaste de la inscripción, me costó reconocer el símbolo que hay debajo del trono de Isis, y el propio trono también. El símbolo en cuestión tiene forma de lágrima, pero debe de ser esa especie de óvalo que cuando la estética de la inscripción lo permite aparece normalmente al lado del atributo principal de la diosa madre Egipcia, que es el trono (o en general, la silla). Quisiera destacar una anécdota moderna relacionada con todo esto. Durante la ceremonia de los premios Grammy 2017, la artista Beyoncév levantó cierta controversia al aparecer tocada con halo y un símbolo solar y sentada en una silla que se inclinaba peligrosamente durante una actuación en directo. Se daba la circunstancia adicional de que esta mujer estaba embarazada en aquel momento. Pues bien, considerando todo lo anterior, y siendo la silla un atributo inequívoco de Isis y sabiendo la importancia que el mundo de la producción musical en Usa da a la imagen y a la dramatización ceremonial con motivos paganos, parecía evidente que debajo de la mera actuación musical se estaba celebrando algo así como un ritual que simbolizaba la entronización de esta cantante como diosa madre del mundo de la música y al paso portadora en su seno del nuevo Horus. Todo esto ocurre en medio de las aclamaciones de un público numeroso que presta a estos artistas honores de ídolos. Había algo de Isis en aquella ceremonia-concierto-invocación, así como algo de María, de Ishtar, de Astarté, y quizás de otras diosas madre del África negra cuyas mitologías son menos conocidas en Occidente.

Curiosidades simbólicas aparte, no olvidemos que la transcripción de Isis del egipcio es “ast” o “3st”, que significa, precisamente, trono. No conozco la razón, pero en los idiomas modernos la palabra Isis ha perdido el sonido “t”: es Isis en español, “Aysis” en inglés, etc. Pero esa “t” y ese sonido egipcio “ast” la conecta con otras diosas madres de la zona, como la Astarté fenicia o como la Isthar babilónica. La identificación de todas estas diosas con el planeta Venus nos da una idea de cuales podrían ser sus equivalentes en el mundo grecolatino. Esa raíz sonora “ast” se conserva en el nombre hebreo Ester, y quizás no deba descartarse su presencia en palabras como “estrella” y la denominación inglesa de fiestas como la pascua: “Easter”.

Kom Ombo

Más difícil está la interpretación de la leyenda en la parte central superior, aunque esta dificultad es solo aparente, pues una mirada atenta desvela pronto el misterio, incluso para un recién iniciado como yo. Empieza con el símbolo del cocodrilo sobre el altar, Sobek, pero luego baja con varios símbolos mezclados de una forma que yo no había visto antes. No obstante el círculo con las aspas de la parte inferior indica claramente que se trata del nombre de un lugar, y la bandeja bajo el cocodrilo es N’b=Señor, luego con el símbolo de la “t” que hay debajo y la “b” que es el pie, hay que concluir que se refiere al propio lugar del templo, llamado en griego Omboi, en Copto Ombo, pero en lengua egipcia antigua, Nubet, o Nybt. El pie que simboliza al sonido “b” está cruzado por el jeroglífico del oro, o lo que era lo mismo, de Nubia, o sea “nyb”. Lo que ya no tengo tan claro es si N’b es complemento sonoro para el lugar “nyb”, “nub” o la designación de Sobek como señor de Nybt, lo cual creo que es más probable, o quizás el escultor aprovechó para dejar de golpe una mezcla de las dos cosas. O sea, esta segunda inscripción contendría una redundancia significativa y sonora, con “nb” dos veces, y luego con “b” y “t” aparte. Pero no olvidemos que esto se ve a menudo en las inscripciones jeroglíficas, pues el escultor combina siempre información y estética, siendo una cosa tan importante como la otra, de modo que antes de dejar vacío un hueco, se prefería rellenarlo con un complemento sonoro, aunque fuera reiterativo. En fin, que la cosa rezaría:

Sobek, señor de Nybt.

Uraeus y Ankh

Por otro lado, el dios Sobek, deidad asociada al lugar donde estaba ubicado el templo, aparece tocado con el Uraeusvi protector y lleva en su mano la cruz ansada o ankh, que aparenta estar entregando al faraón del cartucho, o sea, que le entrega la vida eterna a Ptolomeo XII, o sempiterna para ser tan precisos como la traducción de wikipedia mencionada.

Notas:

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sidebar



Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar