Material registrado:

    Safe Creative #1709190281730

    Suscríbete:

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

No temáis a los que matan al cuerpo

He aquí una inscripción en latín en Oviedo, Iglesia de San Francisco de Asís, Plaza de la Gesta. Solo la he visto traducida en una web y tiene un matiz erróneo, y no en la traducción en sí, sino en la transliteración de la propia inscripción (occisum en vez de occidunt), que creo que queda corregido aquí:

La inscripción dice:

Nolite timere eos qui occidunt corpus, animam autem non possunt occidere

La traducción literal sale relativamente fácil:

No temáis a aquellos que matan al cuerpo, al alma sin embargo no pueden matarla.

Cabría apuntar:

Nolite timere: imperativo plural en negativo. En positivo sería “timete”, o sea “temed”

Corp-us, -oris: 3ª decl. Acusativo “corpus”.

Aunque quizás al genio del español le iría mejor algo así:

No temáis a los que matan el cuerpo porque al alma nunca podrán matarla.

Apunto aquí los créditos de la foto original, que he tomado de Wikipedia:

By 19Tarrestnom65 (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons

Y dejo también un enlace a la página del monumento:

Monumento_a_los_Defensores_Caídos

Comments

This post currently has one response

  • Buscando en internet, encuentro que es una parte de una cita del evangelio de San Mateo 10:28, que dice:

    Nolite timere eos qui occidunt corpus, animam autem non possunt occidere, sed potius eum timete qui potest et animam et corpus perdere in gehennam

    Traducimos la parte que viene después de la coma:

    Pero sobre todo temed a aquel puede tanto el alma como el cuerpo perder en la Gehenna.

    Aunque debo haber sido demasiado literal, porque he aquí la traducción completa de Mateo 10:28 según mi biblia:

    No tengáis miedo a los que matan al cuerpo, pero no pueden quitar la vida; temed más bien al que puede destruir al hombre entero en el fuego eterno.

    La cosa se confirma si uno mira la traducción al inglés:

    Do not be afraid of those who kill the body but cannot kill the soul. Rather, be afraid of the One who can destroy both soul and body in hell.

    El problema está en el sentido del verbo perdo, que más que “perder” parece querer decir “echar a perder”. En fin, en estos temas uno es siempre un alumno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sidebar