Material registrado:

    Safe Creative #1709190281730

    Suscríbete:

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Mensajes secretos en los textos antiguos

Tradición cabalística judía

A los cinco libros denominados Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, que conforman lo que en el cristianismo se conoce como Pentateuco, y que formarían el corpus de lo que en la religión judía se conoce como Torá, se les concede el prestigio de haber sido recibidos por Moisés directamente de manos divinas. La tradición cabalística del judaísmo, nacida en la comunidad judía de la España de los siglos X y XI contempla que, además del texto explícito, el Creador habría incluido en estos libros ciertos mensajes secretos, cifrados de tal forma que el hombre solo sería capaz de leerlos en claro tras un arduo estudio de aplicación de los métodos cabalísticos aceptados, esto es:

  1. Gematria. Podríamos decir que es parecido a lo que ahora llamamos numerología. Es la asignación de valores numéricos a las letras hebreas para luego operar con ellas y finalmente obtener significados ocultos de los resultados.
  2. Notarikon. Entresacado, unión y recolocación de letras del texto para formar nuevos mensajes tipo acrósticos o acrónimos, obtención de siglas, etc.
  3. Temurá. Reemplazado imaginativo de letras por otras según la inspiración del cabalista, para obtener significados ocultos con la combinación final.

En la época anterior a la reforma protestante, esta tradición ejerció una gran influencia en el cristianismo, y la denominada «ciencia judía», basada en el estudio de la cábala, se adoptó como método que podría ayudar a descifrar esos supuestos mensajes incrustados por el mismo creador en los textos canónicos. Poco a poco se fue aceptando que el contenido de esos mensajes estaba relacionado con el plan divino para la Creación cuyo aspecto más importante era el del fin de los tiempos, más aún si se tiene en cuenta que el Cristianismo nació y permaneció muchos siglos como una religión enfocada principalmente en una segunda venida de Jesús que, según múltiples pasajes bíblicos, estaba siempre al caer.

1 Juan 2-18 «Queridos hijos, estamos viviendo los últimos días»

1 Tesalonios 5 «Cuando el Señor vuelva, muchos de nosotros todavía estaremos vivos»

Rey Lío Flandes
Lío en Flandes suena a comedia cinematográfica, pero maldita la gracia que tuvo para España

Muchas de las mejores mentes de la historia se han volcado en este tipo de estudios. El mismo Isaac Newton, en paralelo a su trabajo científico, invirtió gran parte de su esfuerzo investigador en estos asuntos. Sus resultados sin embargo fueron muy decepcionantes. Mientras que en el aspecto científico nos legó la magnífica teoría de la gravitación universal, en el asunto del código bíblico se metió en un aparente callejón sin salida del que sin embargo salió profetizando un final de los tiempos para el año 2060 que tiene a muchos en vilo.

Computación para buscar mensajes secretos en los textos antiguos

En la era pre-informática este tipo de cálculos solo estaba al alcance de mentes privilegiadas como la de Newton, pero la llegada de los computadores y el incremento de la potencia de cálculo que esto supone, provocó que a mediados del siglo XX se planteara un nuevo y más ambicioso enfoque de estas cuestiones. Así se diseñaron algoritmos para la búsqueda de secuencias de letras equidistantes y se lanzaron proyectos estrambóticos como el Experimento de los Grandes Rabinos, según el cual se buscaron en la Torá, y con los criterios cabalísticos antes descritos, los nombres y fechas de nacimiento y deceso de algunos grandes rabinos en la historia judía. Los autores del estudio encontraron que las coincidencias eran estadísticamente significativas, esto es, más de lo que cabría atribuir a la casualidad, por lo que algunos concluyeron que podía ser verdad que además del texto literal de la Torá, realmente existiera una información adicional codificada en forma de secuencias de letras equidistantes. Esto ya no es criptografía, sino lo que podríamos llamar esteganografía, en el mejor sentido de la línea abierta por el abate Tritemio, es decir, no es que la información vaya cifrada en un criptograma, sino que va oculta a plena vista de forma que ni siquiera es detectable que existe tal información.

El Código Secreto de la Biblia

Con un ojo comercial envidiable, el periodista americano Michael Drosnin aprovechó el tirón que el misterio siempre despierta en los lectores y dando continuidad a esta cosa de los grandes rabinos lanzó su libro El Código de la Biblia en 1997. Su enfoque, sin embargo, no se centraba en los datos prosaicos sobre la vida de algunos rabinos del pasado, sino que se propuso aplicar una especie de sincretismo cabalístico mediante el método de Secuencias de Letras Equidistanes (en adelante SLE, en el video explico en qué consiste) a la búsqueda de profecías sobre el futuro. Y las encontró. El libro fue un superventas y Drosnin le dio continuación con una segunda y una tercera parte. La tercera parte es la que yo he leído y se titula El Código Secreto de la Biblia III. La Predicción Final. El carácter de las profecías encontradas por Drosnin con SLE oscila entre el ridículo y el delirio, pero es siempre atemorizante: OBAMA NEGRO PRESIDENTE USA, TERRORISTA SUICIDA, DESASTRE ATOMICO, NUEVA YORK ATAQUE MEGATERRORISTA, MADOFF ESTAFADOR RESALTO, y en ese plan, con especial abundancia de mensajes que contienen OBAMA. Por cierto, nada acerca de TRUMP.

Es curioso que los responsables de aquellos primeros estudios rabínicos salieron a la palestra para criticar a Drosnin por oportunista, pero en el fondo, Drosnin no ha hecho más que llevar a cabo el viejo sueño de los cabalistas como Pico della Mirandola y otros sabios renacentistas interesados por los posibles mensajes sobre el futuro y el fin de los tiempos que el creador hubiera cifrado en la Biblia, pero que no contaban con la potencia computacional que hoy nos brindan las máquinas.

Ejemplo de utilidad para hoja de cálculo

El alcance de mi estudio no puede ser la Torá en idioma hebreo antiguo, puesto que no soy conocedor de esta lengua. Por tanto me propuse preparar una pequeña utilidad para hojas de cálculo y que me permitiera a mí buscar este tipo de mensajes en textos propios de la cultura occidental y al resto de mis congéneres buscarlos en cualquier idioma que se pueda escribir en caracteres interpretables por las máquinas. Así pues, tras preparar y calibrar la utilidad, en la que empecé a trabajar en 2012 pero que luego había olvidado completamente hasta ahora, y tras dedicarle unos días al estudio de textos como El buscón, de Quevedo y Dr Jekyll y Mr Hyde de Stevenson, he de decir que he tenido éxito en la localización de mensajes secretos del tipo de los que Drosnin encontró en la Torá, e incluso profecías adelantadas medio milenio en el tiempo. Por tanto si yo he encontrado estos mensajes en estas condiciones en textos de naturaleza puramente literaria y en idiomas modernos que incluyen vocales, espero que convendréis conmigo en que este tipo de mensajes pueden surgir de forma mucho más fácil en textos como la Torá, escrita en un idioma sin representación vocálica, y en definitiva, en que pueden surgir de forma azarosa en cualquier texto que cumpla una serie de condiciones mínimas de extensión. Y siempre que no nos empeñemos en buscar palabras que contengan las letras menos frecuentes del idioma.

En aproximadamente una hora de búsqueda encontré estos mensajes en El buscón:

  • MALA LEY MURIO REY, que hace referencia a la tremenda agonía que sufrió Felipe II
  • REY FLANDES LIO, que anticipaba todos los problemas y decepciones que la corona de los Austrias iba a sufrir con el territorio que en maldita hora heredó el propio Felipe II de su padre Carlos
  • SANCHEZ MANDO PSOE VEZ DOS, asombrosa profecía que anticipa el segundo triunfo de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE
  • TRUMP MALO FEO MALTRATA VRNE, que hace referencia a las agresiones, verbales de momento, del señor Trump hacia el Virreinato de Nueva España, es decir Méjico, y aprovecha para hacer un rápido y certero juicio moral y estético del personaje
El profeta de las hojas de cálculo
Moisés necesitó una segunda copia de las Tablas de la Ley: ¿Qué pasó con la primera? Solo los muy puestos en temas bíblicos están al tanto.

Motivación y objetivo de los mensajes ocultos en la Torá

Para el estudio de cualquier tipo de mensajes ocultos, o semi ocultos o cifrados, es de importancia vital para el criptógrafo que intenta romper el código, conocer, al menos en parte, las motivaciones del remitente del mensaje. Al respecto de la Biblia cabría decir lo siguiente:

  1. Desde el punto de vista racional, la ciencia ha podido datar de forma más o menos precisa el origen de los textos bíblicos a los que nos referimos, que parecen haber sido compuestos entre los años 1000 a. C. y 500 a. C. por varios autores a los que se atribuye una motivación religiosa de tipo apologético.
  2. Por otro lado, y desde este mismo punto de vista racional, es triste decirlo, pero el idioma hebreo antiguo no parece tener carácter divino, sino que simplemente se trata de un dialecto del cananeo, otro idioma humano con sus verbos, sustantivos y adjetivos de andar por casa.

Evidentemente, si damos por buenos estos datos científicos nos metemos en un callejón sin salida y no tenemos manera de atribuir motivaciones a esos sacerdotes para ocultar mensajes proféticos sobre asuntos de comienzos del siglo XXI que maldito el interés que tendrían para ellos cuando entre medias tenían dos exilios, tres diásporas y la destrucción del templo. Pero desde el punto de vista de la fe, se puede argüir que todavía es posible aceptar la intervención directa de Yahvé a través de los escribanos, por ejemplo mediante canalización inconsciente.

Si suspendemos el entendimiento solo durante el tiempo que dure el ejercicio y admitimos todo esto, y admitiendo también que Yahvé ha sido realmente el Creador del mundo, y que ha puesto esa información oculta en la Torá, la única motivación concebible es la que argumenta Drosnin en su libro, es decir, que el Creador tuvo su plan bien claro, que tenía ya previsto que llegaríamos a inventar los ordenadores alrededor del año 1940 d.C. y que entonces su potencia de cálculo nos permitiría ir revelando esas pequeñas e inservibles piececitas de datos: CRISIS, OBAMA PRESIDENTE, ÁTOMO… y en ese plan.

En cualquier caso, aquí dejo la dirección web que contiene un estudio más serio acerca de las posibles motivaciones de Yahvé para armar todo este jaleo con los códigos. Lo que se intuye de este texto es que al bueno de Yahvé le gusta la oscuridad comunicativa, el crucigrama, el retruécano y el renglón torcido. Es lo que hay.

http://www.truebiblecode.com/code.html

Reflexión sobre el asunto y descarga de la utilidad

El corpus de la Torá, con sus cinco libros citados tiene unas 135.000 palabras aproximadamente en sus traducciones al inglés y al español, por tanto he buscado textos de longitud similar para que los posibles efectos estadísticos sean similares, dentro de lo que permitan las diferencias del lenguaje (número de vocales, carácter consonántico del hebreo, abundancia de palabras monosilábicas de importancia en inglés). Un aspecto fundamental es la reproducción de la rejilla exacta que tenía el segundo texto que Yahvé entregó a Moisés en lo alto del Monte Sinaí (los bien empapados de Biblia sabréis por qué digo lo de segundo), pero desde el punto de vista de nuestra comprobación, esto pierde importancia, puesto que la hipótesis que estamos verificando es que este tipo de mensajes se puede encontrar en cualquier texto de cualquier idioma natural o incluso artificial.

En fin, amigos, descargaos la utilidad, si eso, y disfrutadla que son dos días.

Archivos descargables

  • txt Mensajes_Secretos
    Buscar mensajes secretos en textos por Secuencias de Letras Equidistantes
    File size: 48 B Downloads: 20

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sidebar