Material registrado:

    Safe Creative #1709190281730

    Suscríbete:

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Imposible el agua

Imposible el agua
Las cuentas del balance hidrológico dan un claro resultado: imposible el agua

Agua imposible en el amanecer del siglo. Emana un sentimiento de pena y decidido estoy a anotarlo todo. Sí. Para luego contarlo, pues que otra pobre cosa puede hacer un gacetillero.
Imposible el vino de ese color verde. Añadas venenosas que crecen en las cepas del sueño anotado. Sopor de vasos a medio terminar, turbios de tierra llovida. Cambian los tiempos, cambian las constantes. En esa tierra siempre hubo puertas con guardianes defensores. Pero lo difícil era salir. Admiten a cualquier insensato que quiere pasar una simple mañana de fiesta. Es un lugar condenado y cerril, donde las flores son transparentes y los animales domésticos atacan a todo lo que se mueve.
Despierto del sueño. Quiero salir. Estoy decidido a intentarlo. Llevo años trabajando en mi laboratorio clandestino y he conseguido sintetizar el gas que duerme a los gigantes guardianes.
Hay dos cosas que no he tenido en cuenta, pero ya las he olvidado. Espero que no fueran importantes. Controlan también mis pensamientos y es posible hasta que me estén dando ellos esta sugerencia. Creo que me tienen enfilado desde aquella vez que grité ¡viva el señor alcalde! Fue un error. Observé como enseguida los matones cuchicheaban con los capos y me señalaban. Yo solo quería asegurarme el futuro. Y ahora terminaré en el fondo de cualquier hoyo al final de un callejón amarillo.
Rezo sin parar, pero a dioses olvidados que ya nadie reconocería. Pongo ofrendas en un plato, lapiceros mellados, hojas secas, cáscaras de huevo. Se que le gustan esas cosas. Una vez me ayudó con un milagrito. No sé si esta vez hará algo. Creo que se está volviendo un perezoso.
Si mi fuga tiene éxito, ya se enteraran ustedes por la prensa. Si no seré un simple cadáver más en el montón de la parte de atrás de los grandes almacenes. Suerte.

Voy a escapar de mi trabajo.

Comments

So empty here ... leave a comment!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sidebar